viernes



ríete pero esa mesa vacía me hizo pensar en todas las citas que no tuvimos ni tendremos, en todos los desencuentros de nuestras vidas... es voy mientras los demás vienen... lo dificil que parece ponerse de acuerdo para sacar unos minutos de nuestras rutinas y sentarnos a tomar un café... para decir lo que nunca decimos pero que siempre está ahí... esos miedos, esos anhelos que no encuentran esa mesa vacía y los ojos que te miran directamente a los ojos... como si dijeran... cuentame... yo te escucharé...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

me encantaría sacar unos minutos de mi rutina para tomar un café contigo, en ésa o en cualquier otra terracita.

ánimo preciosa, tú puedes con eso y más!! Y nunca, nunca, nunca, nunca, dejes de soñar.

Tu duende.

patricia dijo...

te digo lo mismo, aunque esté a varios cienes de kilómetros...
ojalá que esos anhelos se vean realizados algún día. y no apostaría en contra...
sigue soñando como dice tu duende, que sabe más que habla.
muchos besos reina!